Publicidad
Publicidad - The fresco market freshfruit


Las Estrías Atróficas volver

Imprimir Enviar a un amigo

Las Estrías Atróficas o Estrías por Distensión son lesiones en forma de bandas lineales, visibles en la superficie de la piel, que se produce como resultado de una rotura intradérmica limitada, por estiramiento.

Inicialmente, aparecen como bandas atróficas, rosadas o violáceas, a veces asociadas con un prurito moderado o una sensibilidad acentuada; suelen tener una forma lineal irregular, de varios centímetros de largo y pocos milímetros de ancho. Con el paso del tiempo pierden el tono rosado, haciéndose nacaradas, planas y, en ocasiones, con finas arrugas en la superficie.

Habitualmente se localizan en abdomen, caderas, glúteos, muslos, brazos y espalda. Los factores que condicionan la formación de estrías no son bien conocidos, aunque se ha sugerido que podría desempeñar un papel relevante la presencia de una proporción elevada de colágeno rígido. Otras investigaciones sugieren que el desarrollo de estrías está relacionado con una actividad excesiva de la corteza suprarrenal.

Clínicamente distinguimos varias situaciones en las que es frecuente el desarrollo de estrías atróficas: adolescencia; deportistas; embarazo; enfermedades metabólicas/endocrinológicas, y tratamiento con corticoides con tópicos.

El 70% de las niñas adolescentes y el 40% de los chicos, la mayoría de los cuales participan en actividades deportivas, desarrollan estrías, probablemente por el aumento de volumen de la masa muscular, que distiende el tejido, y como consecuencia del efecto de los corticoides endógenos sobre el tejido elástico. Las estrías de los adolescentes pueden manifestarse poco después de la aparición del vello púbico, y se localizan en las caras externas de los muslos y la región lumbosacra en los chicos, y en los muslos, nalgas y mamas en las chicas. Se piensa que el levantamiento de pesas y otras formas de ejercicio pueden exagerar la lesión fisiológica del tejido conjuntivo dérmico.

El cambio más común en el tejido conectivo durante la gestación es el desarrollo de estrías atróficas en el abdomen, caderas, glúteos y, ocasionalmente, mamas. Aparecen en el 90% de las embarazadas y, aunque la causa exacta es desconocida, se cree que la combinación de un aumento de la actividad corticoadrenal, junto al incremento de la tensión del tejido conectivo debido al aumento de tamaño de diversas partes del cuerpo, son determinantes.

Las estrías atróficas pueden aparecer tanto en hombres como en mujeres, asociadas a una enfermedad hepática crónica, en abdomen y muslos, incluso en ausencia de ascitis o tratamiento corticoide, aunque pueden acompañar a ambos. Están particularmente asociadas a la hepatitis crónica activa.

En los pacientes con Síndrome de Cushing es típica la presencia de estrías, cuyo desarrollo se cree relacionado con la hiperactividad de la corteza suprarrenal.

Las estrías y la atrofia cutánea son, tal vez, los efectos secundarios observados con más frecuencia tras el uso de corticoides tópicos, que, al parecer, son capaces de alterar las fibras elásticas y el colágeno.

Este trastorno es especialmente probable cuando se aplican corticoides de potencia media en zonas húmedas (por ejemplo, zona inguinal, axilar e inframamaria) fomentándose la penetración del corticoide en la dermis, por oclusión.

En cuanto al tratamiento, no existe un tratamiento tópico satisfactorio, aunque en el mercado hay múltiples productos avanzados que incluyen agentes emoácidos e hidratantes, con complejos vitamínicos y ácido hilurínico destinados a favorecer la elasticidad tisular y la estabilidad del colágeno. Estos preparados tópicos pueden ser de utilidad en la prevención de las estrías, en situaciones de gestación, cambios bruscos de peso o ejercicios físicos intensos.

Una vez han aparecido las estrías, las posibilidades terapéuticas del trastorno estético han mejorado en los últimos años gracias al desarrollo de las técnicas láser y microdermoabrasión, cuya utilización contribuye a mejorar ostensiblemente la textura y aspecto de la piel.

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda