Publicidad


Las Dermatitis I volver

Imprimir Enviar a un amigo

Con el paso de los años, hemos comprobado que uno de los principales motivos de consulta en la oficina de farmacia son los problemas de la piel.

La piel sana es la primera barrera de defensa de nuestro organismo y como tal está sometida a constantes agresiones que pueden llegar a desequilibrar su estructura.

La Dermatitis o eccema, es una alteración cutánea caracterizada por una inflamación superficial de la piel con enrojecimiento, edema, descamación, prurito, exudado y formación de vesículas.

Etiología y Clasificación

La dermatitis o eccema o inflamación superficial de la piel puede producirse por diversas causas.

La clasificación de los distintos tipos de dermatitis, la podemos hacer en función de su origen, evolución, manifestación y zona del cuerpo afectada.

En Función de su Origen
1. Origen Alérgico
1.1 Debido a Alergia Tipo I (inmediata): Dermatitis Atópica.
1.2 Debido a Alergia Tipo IV (retardada): Dermatitis de contacto.
2. Origen No Alérgico
2.1 Dermatitis Seborreica

Se ha demostrado y se conoce que el sistema inmune juega un papel muy importante en la aparición de muchas dermatitis, siendo las recacciones de hipersensibilidad inmediatas o de tipo I con presencia de inmunoglobulinas IgE, las responsables de las dermatitis tópicas, mientras que las de tipo IV o celular, lo son de las de contacto.

En Función de su Tipología

En esta clasificación, se incluyen las más características.

1. La Dermatitis Atópica.

Esta dermatitis cursa con niveles séricos elevados de IgE y eosinofilia; se presenta generalmente en personas con antecedentes familiares o personales de alergia.

Se manifiesta al principio de la infancia y comienza a remitir a partir de los 4 años con brotes de repetición durante toda la vida.

Las personas afectadas son más propensas a sufrir dermatitis por contacto durante la exposición a alérgenos tópicos derivados del uso de medicamentos por vía tópica.

Los cambios de temperatura, ropa de fibra sintética, estados emocionales pueden agravar ciertos estadíos. Incluso el agua y el jabón pueden ser irritantes.

En este tipo de dermatitis, el picor acostumbra a ser un componente importante.

2. La Dermatitis de Contacto.

Esta dermatitis cursa con una inflamación localizada, pudiendo a ser aguda o crónica, provocada por sustancias en contacto con la piel.

En función del mecanismo que la origine, podemos encontrarnos con los siguientes subtipos:

1.1 Dermatitis Alérgica de Contacto

Esta dermatitis se produce como consecuencia de una reacción inmuno alérgica frente a la sustancia causante, siendo estas, proteínas.

Dentro de este grupo pueden englobarse las inflamaciones cutáneas producidas por picaduras de insectos que causan una lesión en la piel por la penetración del aguijón, desencadenando una serie de reacciones debidas principalmente a las sustancias venenosas, siendo estas más habituales en el periodo estival.

En los casos de las personas que no son alérgicas, las reacciones se manifiestan de manera local en el lugar de la picadura, produciendo un eritema. En el caso de las personas alérgicas, la reacción que se produce puede ser de tipo local e incluso sistémico. Dependiendo del insecto, la respuesta dérmica a nivel local varía.

En general todas cursan con irritación localizada, prurito, hinchazón y urticaria.

1.2 Dermatitis Fototóxica de Contacto

En este caso, el eccema provocado no es de origen alérgico, y se produce al recibir una radiación UV simultánea o posterior al contacto con determinadas sustancias. La administración de ciertos medicamentos como son las sulfamidas, tiacidas, tetraciclinas, pueden provocar alteraciones dérmicas de fotosensibilidad.

1.3 Dermatitis Fotoalérgica de Contacto

Este tipo de dermatitis son las que se producen cuando existe una exposición al sol, previa aplicación de una sustancia alergénica.

Es un problema que puede surgir con el uso de lociones de afeitar, filtros solares, perfumes, etc.

1.4 Dermatitis Irritativa de Contacto

Es la que se origina por la acción directa de sustancias irritantes.

3. La Dermatitis del Pañal.

Es la que se origina en el área del pañal. Es el tipo más común en los recién nacidos, su incidencia y gravedad pueden verse reducidas con una conducta adecuada.

Se puede considerar como una Dermatitis Irritativa de Contacto, pero debido a que es tan especifica, se suele tratar independientemente.

También puede producirse una sobreinfección, generalmente, de estafilococos o cándidas, entroncando con la Dermatitis Microbiana.

Se caracteriza por un intenso eritema acompañado a veces por descamación.

La presencia de exudado indica la existencia de sobreinfección bacteriana, los puntos blancos o pápulas rojizas en los bordes, los causa la Cándida albicans.

4. La Dermatitis Seborreica.

En este caso se trata de una afección inflamatoria descamativa que se localiza principalmente en la cara y cuero cabelludo.

5. La Dermatitis de Estasis.

Es una inflamación de la piel de las piernas asociada a insuficiencia venosa, que se manifiesta con pigmentación oscura.

6. La Dermatitis Microbiana.

Es la inflamación cutánea de origen infeccioso. En este caso el microorganismo patógeno más común es Staphylococcus aureus.

7. La Dermatitis Perioral.

Es aquella erupción localizada alrededor de la boca con un proceso evolutivo, en un principio comienza con la aparición de pápulas rojas con el centro blanquecino, deriva a pústulas y por último, estas descaman apareciendo un eccema.

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda