Publicidad
Publicidad - The fresco market freshfruit


La Dermatitis Atópica III volver

Imprimir Enviar a un amigo

Consejos Prácticos


Los individuos atópicos tienen una piel especialmente sensible y seca, aunque su vida cotidiana es normal es aconsejable seguir unas pautas preventivas para evitar que empeore la enfermedad.

  • Una de las principales medidas es mantener siempre la piel hidratada aplicando un emoliente adecuado con capacidad para restaurar la piel dañada. Aplicar tantas veces como sea necesario para asegurar la correcta hidratación y restauración de la piel. Es preferible aplicar un emoliente sin perfume para evitar las posibles irritaciones que este tipo de sustancias puedan ocasionar.

  • Evitar las temperaturas extremas (la ideal es alrededor de 20º) y los cambios bruscos, así como los ambientes excesivamente secos.

  • En casa, es recomendable ventilar correctamente las habitaciones y evitar la presencia de animales domésticos (perros, gatos, pájaros,...). En el dormitorio es preferible evitar objetos que almacenen polvo (cojines, alfombras, muñecos de peluche,...) y utilizar el aspirador en lugar de barrer.

  • Como antes hemos comentado, uno de los posibles factores desencadenantes es el estrés, en la medida de lo posible, debemos evitar situaciones que lo provoquen y la sudoración.

  • Baños de agua templada. Evitar el jabón y aplicar un emoliente o hidratante inmediatamente después del baño.

  • Los individuos atópicos pueden bañarse en el mar o en la piscina pero a la salida del agua se han de secar correctamente y aplicar una crema emoliente. Es aconsejable aplicar un protector solar mientras estén expuestos. El sol y la humedad resultan beneficiosos. Evitar el calor.

  • En el caso de los bebés, cortar las uñas y colocar guantes por la noche para evitar el rascado.
¿Qué ropa puedo llevar?

Los individuos atópicos tienen una piel seca e hipersensible, por lo que muchos tejidos empeoran el picor.
Es conveniente utilizar ropa "suave" de algodón, hilo o pana y evitar lana y tejidos sintéticos debido a que son ásperos y pueden irritar la piel atópica.
No utilice ropa apretada.
No utilizar calzado deportivo durante tiempo prolongado .
No abrigarse en exceso y utilizar calcetines y medias de algodón evitando el nylon o la fibra.
La ropa de cama (sábanas, almohadas) deben ser de algodón, es aconsejable lavarlas previamente y evitar que sea de plumas.

¿Cómo debo lavar la ropa?

El eccema atópico no es una alergia sino una reacción exagerada frente a diferentes estímulos que está vinculado a un factor hereditario.
Es conveniente lavar la ropa con detergentes suaves, evitar el empleo de lejías. Evitar el empleo de suavizantes textiles y la lejía que son productos irritantes.

¿Debo seguir un cuidado higiénico especial?

Los baños deben realizarse a diario con el fin de evitar infecciones sobre la piel frágil e irritada. Es conveniente evitar los baños prolongados y con agua muy caliente, secar la piel con suavidad y sin frotar.
Es recomendable utilizar productos suaves "sin jabón" y ligeramente ácidos.
Tras el baño (idealmente a temperatura templada y durante máximo 20 minutos) es necesario aplicar emolientes adecuados que hidraten y restauren la piel atópica agredida.
Evitar actividades que provoquen sudoración excesiva.
El maquillaje debe aplicarse sobre la piel perfectamente hidratada con emolientes adecuados.
Utilizar guantes de goma o algodón para realizar las tereas domésticas.

¿Qué dieta debo llevar?

En la mayoría de los casos, no es necesario llevar una dieta especial aunque si se ha identificado alguna alergia alimentaria es conveniente eliminar su ingesta. Si un alimento causa irritación se descubre rápidamente tras la comida por lo que deberá evitarse en el futuro.
Evitar aditivos (colorantes y conservantes). No abusar de productos picantes, leche, huevos, frutos secos, chocolate.

Tratamiento

La dermatitis atópica es una afección de la piel que se caracteriza, esencialmente, por dejar la piel seca y, por tanto muy sensible a las agresiones externas.

Llos tratamientos cosméticos deben, pues, centrarse siempre en la hidratación o en evitar la pérdida de agua de la piel.

La higiene diaria de las personas con este tipo de piel debe ser, fundamentalmente, con jabones grasos o engrasantes tipo «syndet», y con agua no muy caliente para evitar una mayor pérdida de agua.

Después del baño es aconsejable utilizar cremas o lociones hidratantes o, en según qué casos, puede ser muy útil el empleo de aceites.

Los productos a base de avena están especialmente indicados para este tipo de piel, es decir, para su higiene, sobre todo en las fases críticas.

En casos clínicos, el tratamiento cosmético debe ir acompañado del tratamiento farmacológico y aquí los principios activos de elección son los corticoides tópicos; hidrocortisona butirato propionato es uno de los mejor tolerados en estos casos y posee una gran eficacia terapéutica.

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda