Publicidad
Publicidad - Gana un Home Cinema con DVD con tubotica y Canalmail


La Fotodermatosis Infantil volver

Imprimir Enviar a un amigo

Niña de 6 años, sin antecedentes familiares de interés. Desde hace un par de años le aparecen de forma intermitente, lesiones vesiculocostrosas con distribución predominantemente facial, que curan en pocas semanas, dejando cicatrices. La erupción se inicia durante los meses de verano, tras pocas horas de exposición solar.

Esta niña padece un cuadro muy poco frecuente, denominada hidroa vacciniforme (descrito por Bazin en 1862) se caracteriza por su evolución aguda y por su presentación en primavera y verano. La primera manifestación ocurre habitualmente antes de los 10 años de edad y, probablemente, las niñas se afectan con mayor frecuencia que los niños. De forma ocasional, pueden verse casos familiares.

La causa es desconocida y se considera una fotodermatosis, ya que la luz ultravioleta (UV) provoca, de forma aguda, el desarrollo de vesículas, que no aparecen en áreas de la piel protegida de la luz. Con frecuencia se observan conjuntivitis y queratitis. Las lesiones pueden provocarse por radiación UV bajo condiciones de laboratorio.

El hidroa vacciniforme provoca generalmente un cuadro dramático inducido por la exposición solar. Las lesiones son pequeñas vesículas que pueden contener un fluido viscoso o hemorrágico y se distribuyen de forma simétrica en orejas, nariz, dedos, mejillas y dorso de manos. Estas lesiones se secan formando costras negruzcas que al final se desprenden dejando cicatrices deprimidas y habitualmente despigmentadas. Existen casos leves, severos y muy severos, que pueden asociarse a fiebre y malestar general. A veces, se desarrollan mutilaciones destructivas de la nariz, orejas o dedos. Habitualmente, la enfermedad recurre en primavera-verano y suele remitir en la adolescencia o en la vida adulta.

El diagnóstico es sugerido por la historia, signos clínicos en la exploración física, los hallazgos histológicos en la biopsia de la piel y, si es necesario, por el fototest cutáneo.

Se debe realizar el diagnóstico diferencial con la protoporfiria eritropoyética y herpes simple, entre otros. Las concentraciones de porfirinas son normales y los estudios víricos son negativos en el hidroa vacciniforme.

No se conoce tratamiento causal efectivo. Debe evitarse la luz solar directa e indirecta; si es necesario, protección de gafas de sol. Utilizar filtros solares que cubran el espectro completo de UV y visible. En casos resistentes se han empleado los antimaláricos, los betacarotenos y la piridoxina. Pueden utilizarse los corticoides tópicos o sistémicos si la erupción es muy intensa. De forma profiláctica puede ser de ayuda la fototerapia con PUVA.

Fotoprotectores Infantiles

La piel del niño está más indefensa para protegerse por sí misma de la exposición a la radiación solar. Es una piel con extracto córneo fijo, la melanogénesis poco desarrollada y con menos defensas frente a los radicales libres. Además, teniendo en cuenta que la piel "recuerda" todo lo que le incide, es muy importante que la del niño no se dañe o se queme, ya que esta acumulación de radiación tiene consecuencias graves en la edad adulta.

Hay estudios que demuestran que un fotoprotector de mínimo 15, aplicado de forma continuada durante los primeros 18 años de vida, puede reducir el riesgo de desarrollar cáncer de piel hasta un 78%.

Es muy importante seguir las correctas instrucciones de la aplicación del fotoprotector:

  • Piel seca.
  • 30 minutos antes de la exposición solar.
  • Cantidad abundante.
  • Repetir la aplicación. .

Además de recomendar que el niño utilice gorra y camiseta es sus juegos al sol, no se debe olvidar la utilización de protectores labiales con filtración externa, ya que la mucosa labial es muy sensible a la exposición a la radiación solar.

Un fotoprotector infantil debe ser un producto con capacidad filtrante a los rayos UVA y UVB, con una gran remanencia sobre la piel y con un índice de protección 25 (IP 25).

En la actualidad, para conseguir el máximo de protección y alcanzar un rango amplio se incorporan a la formulación filtros fisicoquímicos y biológicos, una formulación resistente al agua (waterproof) y resistente a la fricción (rubproof).

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda