Publicidad
Publicidad - The fresco market freshfruit


El Melasma I volver

Imprimir Enviar a un amigo

La palabra Melasma proviene del griego "mancha oscura" y ha entrado en el vocabulario, popular y no sólo en el de médicos y farmacéuticos, con toda normalidad. Un melasma es una pigmentación adquirida de color pardo, más o menos oscura, que se produce en las zonas expuestas al sol, más frecuentemente en la cara, y como consecuencia de la radiación solar. Puede estar asociada al embarazo, a la administración de anticonceptivos hormonales o, posiblemente a otras medicaciones, como el caso de la difenilhidantoína, o incluso ser de origen idiopático. Cuando se asocia al embarazo ha recibido tradicionalmente el nombre de cloasma dravídico, aunque en los últimos años los puristas de la terminología médica prefieren utilizar el nombre de melasma.

El melasma es más frecuente y se ve más en pieles oscuras que en las claras y su incidencia es mayor en mujeres que en hombres, de modo que el melasma en hombre representa sólo un 10% de los casos. En cuanto a la distribución geográfica es mucho más frecuente en países de fuerte insolación como los Caribeños y los Mediterráneos.

El cloasma gravídico aparece en un 70% de las embarazadas, especialmente en las de piel más oscura, durante la segunda mitad del embarazo.

Su intensidad no esta necesariamente relacionada con la melanosis general. En el caso del melasma relacionado con la toma de anticonceptivos hormonales, la incidencia es elevada, especialmente en mujeres de piel oscura que vivan en zonas de elevada insolación. Durante los primeros estudios clínicos realizados en países caribeños con anticonceptivos orales formulados a base de combinar estrógenos y progestágenos utilizados con mujeres de piel morena, se describió una incidencia en la aparición de melasma en un 20% de las pacientes. En la actualidad, en la clínica diaria se siguen encontrando muchos casos de melasma asociados a la toma de anticonceptivos orales que combinen estrógenos y progestágenos. En los últimos años se ha descrito una incidencia de melasma en mujeres menopáusicas como consecuencia de los tratamientos para la prevención de la osteoporosis a base de combinar estrógenos y progesterona, en cambio en aquellas mujeres tratadas sólo con estrógenos no se ha descrito una incidencia anormalmente elevada de melasma.

La pigmentación suele aparecer en pocas semanas, especialmente después de la exposición solar. En mujeres con melasma, éste suele oscurecerse pocos días antes de cada menstruación. Su distribución es simétrica en los pómulos, alrededor de la boca y en la frente. En un menor porcentaje de los casos aparece en las zonas malar o mandibular de la cara y ocasionalmente en el dorso de los antebrazos.

La patogénesis del melasma se desconoce, sin embargo de la incidencia clínica se deduce que su aparición está directamente relacionada con la radiación solar y con los niveles de estrógenos y progestágenos, puesto que en los tratamientos de mujeres menopáusicas sólo con estrógenos no se detecta un aumento de la incidencia de melasma mientras que durante el embarazo, en el que se produce un aumento en los niveles de estrógenos y progestágenos, y en los tratamientos anticonceptivos orales o de prevención de la osteoporosis con combinaciones de estrógenos y progestágenos sí se producen frecuentemente melasma.

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda