Publicidad
Publicidad - The fresco market freshfruit


Técnica de la Inyección volver

Imprimir Enviar a un amigo

A partir de los 8 años, los diabéticos deben aprender a pincharse e inyectarse la insulina por sí solos.

Los pasos a seguir para inyectar la insulina (viales) son los siguientes:

1. Lavarse las manos con jabón.

2. Si la insulina que se va a utilizar es retardada, invertir el frasco y rodarlo entre las palmas de la mano unas 10 veces.

3. Coger un trozo de algodón mojado con alcohol, limpiar el tapón del frasco y dejarlo secar.

4. Quitar el protector de la aguja y llenar la jeringa con una dosis de aire igual a la dosis de insulina que queremos coger.

5. Inyectar el aire en el frasco de insulina y luego con la jeringa y el frasco a la altura de los ojos aspirar la dosis correspondiente de insulina. Si ha entrado aire en la jeringa, darle unos golpecitos para hacer subir las burbujas y eliminarlas. A veces para que suban las burbujas es necesario despinchar la jeringa del frasco.

6. Una vez cogida la insulina y mientras se prepara la zona de inyección se debe poner a la aguja el capuchón estéril.

7. Si la zona donde se va a inyectar la insulina no está limpia (lo mejor es con agua y jabón) se puede limpiar con alcohol, pero dejándolo secar antes de pinchar.

8. Se coge la jeringa como una pluma estilográfica con una mano y con la otra se coge hacia arriba un pliegue de la piel (como un pellizco).

9. La inclinación de la aguja sobre la piel al pinchar, ha de ser de 45º a 90º, dependiendo de la cantidad de grasa que haya debajo de la piel y de la longitud de la aguja. Lo correcto es que la insulina quede debajo de esa grasa pero sin llegar al músculo. Si hay mucha grasa o si la aguja es corta, se pinchará en vertical (90º), pero si hay poca grasa o si la aguja es larga, se pinchara inclinada (45º).

10. Soltar el pliegue de la piel y con la mano libre se tira del émbolo 1-2 U, si saliera sangre, no inyectar la insulina, sacar la aguja y empezar en otro lugar. Si no sale sangre se empuja el émbolo hasta el final para inyectar la insulina.

11. Sacar despacio la aguja de la piel y colocar el algodón sobre la zona de inyección. El hecho de que salga alguna gotita de sangre, al sacar la jeringa, carece de importancia, siempre y cuando se haya aspirado antes de inyectar, y no haya salido sangre.

12. Antes de desecharse, debe taparse la aguja con el capuchón, para que nadie se pinche.

Si en el lugar de la inyección aparecen bultos, dolor, enrojecimiento o cualquier alteración, se debe consultar con el médico ¡SIEMPRE!

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda