Publicidad
Publicidad - Servicio de Farmacias de Guardia en España


Lactancia Materna y Medicamentos I volver

Imprimir Enviar a un amigo

La Organización Mundial de la Salud considera la leche materna como el alimento ideal para el recién nacido, gracias a los beneficios que supone tanto para el niño como para la madre. Tanto es así, que la Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda la lactancia materna exclusiva durante los 6 primeros meses de vida, incorporando progresivamente alimentos apropiados durante los primeros 12 meses de vida. El mayor beneficio que aporta la leche materna al recién nacido es la mayor protección frente a enfermedades infecciosas; mientras que en la madre se observa una menor pérdida de sangre posparto, una más rápida involución uterina y recuperación del peso corporal, disminución de la fertilidad y del cáncer de mama y ovario, y una probable protección frente a osteoporosis y progresión hacia la obesidad.

Por esta razón, cada vez son más los países que han incluido en sus planes de salud un aumento del número de madres que amamantan a sus hijos por lo menos hasta los 5-6 meses de vida, y por lo tanto, aumenta el número de consultas de madres lactantes sobre el uso de medicamentos y la idoneidad de interrumpir la lactancia materna, a pesar del más que evidente efecto perjudicial que un destete prematuro puede causar. A todo esto hay que sumarle el hecho de que no hay muchos estudios sobre los efectos de los medicamentos en la lactancia.

En esta página, intentamos profundizar un poco en este campo, para explicar cuando está justificada la interrupción de la lactancia materna si es necesaria la medicación en la madre y cuando puede la madre tomar el medicamento prescrito, y seguir amamantando a su pequeño, vigilándolo de cerca para detectar posibles reacciones adversas, que si se presentan, debe comunicar a su médico o farmacéutico antes de suspender el tratamiento (La comunicación, deberá registrar el efecto adverso y la edad del bebé, junto al nombre del principio activo y marca comercial del medicamento que está tomando la madre, la dosis y la vía de administración, y a ser posible, la determinación de la concentración del mismo en la leche y en la sangre de la madre y del lactante en relación con el tiempo de postingestión).

Obviamente, la exposición del bebé al medicamento dependerá de su concentración en la leche materna y de la cantidad de leche consumida, y como la actividad farmacológica de los medicamentos depende de su LADME (liberación absorción, distribución, metabolismo y eliminación), cualquier motivo que altere la capacidad de la madre para metabolizar o excretar el medicamento también podrá dar lugar a una mayor exposición en el bebé.

Aunque la mayoría de fármacos que se administran a la mujer durante el periodo de lactancia no suelen causar problemas en el neonato, hay tres preguntas básicas que se plantea toda madre: ¿pasará la medicación a la leche materna?, y, si llega a la leche, ¿podrá incidir de forma negativa en el niño?, y, ¿Afectará la medicación a la producción de leche?.

¿Pasará la Medicación a la Leche Materna?

La madre debe saber que los medicamentos pasan del plasma a la leche materna por difusión pasiva del medicamento no ionizado y no ligado a proteína a través del endotelio capilar, los espacios extra celulares y las membranas de las células alveolares mamarias, y que en los primeros días posteriores al parto, estos espacios entre las células alveolares mamarias son más espaciosos y hacen la leche más permeable.

Igualmente, la concentración plasmática materna de cada fármaco depende de la dosis, frecuencia de administración, duración del tratamiento, volumen de distribución y vía de administración, y como el paso de los medicamentos a la leche está regulado, principalmente, por las características fisicoquímicas de los mismos y por las diferencias de pH entre plasma y leche. La medicación muy ligada a proteína, con pesos moleculares grandes, poco solubles en lípidos o que son ácidos débiles tienen dificultad para pasar a la leche materna y, por tanto, son de elección en la madre durante la lactancia.

Lógicamente, el tomar medicamentos que pasen poco a la leche y que no tengan metabolitos activos disminuirá la exposición del bebé a los mismo.

Por último, la madre debe saber que el uso puntual o muy breve de medicamentos contraindicados (como son por ejemplo contrastes radiológicos) puede ser resuelto mediante una corta interrupción de la lactancia y para ello, las madres deberán aprender a utilizar los succionadores de leche.

Recomendaciones Generales para minimizar el riesgo en los
lactantes por medicación materna
Consideraciones Generales
  • Se debe evitar la terapia farmacológica siempre que sea posible.
  • Se deben usar medicamentos de aplicación tópica siempre que sea posible.
  • Los medicamentos que son seguros para los niños, por lo general, también lo son para la madre.
  • La medicación que es segura en el embarazo, no siempre lo es en la lactancia.
  • Si ha de tomar una única dosis, esta debe tomarse antes del mayor intervalo de sueño del bebé.
  • Si ha de tomar varias dosis, debe amamantar al bebé justo antes de tomarlo.


¿Repercutirá en el Lactante?

La respuesta a esta gran duda, la puede resolver la madre haciéndose otras dos más sencillas, como son:

1. ¿Es un medicamento que se le administra a los niños de esa edad?
Si la respuesta es afirmativa (Febrectal, Apiretal, Dalsy, Junifen), entonces probablemente será seguro para la madre y el bebé.

2. ¿Es de ingestión / absorción oral?
Si la respuesta es negativa (heparina, insulina, supositorios, cremas), entonces probablemente será seguro para la madre y el bebé.

Si el medicamento no está englobado dentro de estas dos preguntas, entonces deberá consultar con su médico o farmacéutico.

Fármacos Contraindicados durante la Lactancia Materna
  • Azatioprina, ciclofosfamida, doxorubicina, cisplatino, etc.
  • Andrógenos, yodo radioactivo, metamizol.
  • Anfetaminas, litio.
  • Amiodarona, ergotamina, cloranfenicol, metronidazol, tinidazol, tinidazol.

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda