Publicidad
Campaña sensibilización sobre la enfermedad de San Filippo


Diagnóstico y Tratamiento de la Rinitis Alérgica volver

Imprimir Enviar a un amigo

Diagnostico

Las Pruebas cutáneas son un método simple, sensible, rápido y de bajo coste para el diagnóstico de las rinitis alérgicas. Se basan en reproducir en la piel la respuesta inflamatoria alérgica. Una pequeña cantidad de alérgeno es introducida a través de la epidermis y reconocida por la IgE específica fijada en los mastocitos.

La prueba cutánea por excelencia es el Prick Test. La técnica consiste en la introducción de una mínima cantidad de alérgeno por medio de una lanceta estéril sin atravesar la dermis. La evaluación de la prueba se realiza midiendo la pápula resultante a los 15-20 minutos.

Tratamiento
Lógicamente y si se conoce, evitar el contacto con el Alérgeno polvo, ácaros, calor o frío excesivo, sustancias químicas del medio en el que se trabaja, Etc.

Desensibilizar al individuo frente al Alérgeno conocido mediante vacunas que se administran durante un largo periodo de tiempo, a veces, durante muchos años..

Aparte de las medidas de control ambiental, la inmunoterapia es el tratamiento capaz de manipular favorablemente la respuesta inmunológica e interrumpir el desarrollo de la cascada inflamatoria. Esta terapia es más efectiva en niños, adolescentes y adultos jóvenes y ejerce un papel protector para el desarrollo de asma. La aplicación tópica de corticoides, por su acción antiinflamatoria sobre la mucosa nasal, reduce preferentemente la congestión nasal con mínimos efectos secundarios.

La adminitración de un antihistamínico tópico en spray (azelastina, etc.) produce una reducción del número de estornudos, del edema de la mucosa, del prurito y de la secreción nasal.

El tratamiento quirúrgico solo se aconseja en los casos de tipo anatómico; desviación de tabique nasal, pólipos nasales...

Consejos de tubotica.net para mejorar la Rinitis
1. Realizar lavados regulares de las fosas nasales con soluciones salinas (para eliminar las partículas de polvo u otros alérgenos y mejorar la congestión nasal).

2. No utilizar descongestivos nasales de manera continuada, ya que reducen la obstrucción nasal pero no actúan sobre el resto de síntomas.

3. Evitar el consumo de vasoconstrictores tópicos, pero en caso de precisarlos, menos de 7 días para evitar la aparición de una rinitis medicamentosa (por rebote), producida por una disregulación de los receptores alfa que los hace menos sensibles a las aminas endógenas.

4. Debe recordarse que la administración sistémica de vasoconstrictores con antihistamínicos puede producir insomnio, agitación, cefalea, hipertensión, etc., que pueden limitar su uso.

5. Identificar el agente responsable (ácaros, animales,.hongos, etc.) y evitarlo mediante medidas de higiene y de control ambiental adecuadas, entre las que se incluyen una buena limpieza, ventilación y la utilización de acaricidas, productos de gran eficacia, para eliminar los ácaros del polvo doméstico.

6. Disminuir el contacto con factores irritantes que hacen  más vulnerable la vía aérea a los alérgenos o a los virus (humo de tabaco, polución, nebulizadores o sprays, perfumes, olores,...

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda