Publicidad
Publicidad - The fresco market freshfruit


Las Dermatomicosis volver

Imprimir Enviar a un amigo

Incidencia, Epidemiología, Diagnóstico, Prevención y Tratamiento

Con la llegada del buen tiempo y en especial del verano, las infecciones de la piel causadas por hongos aumentan considerablemente (hasta un 30%). La subida de las temperaturas y el contacto más frecuente con el agua son el caldo de cultivo idóneo para la proliferación de las conocidas dermatomicosis.

La mayor parte de las veces, el contagio se produce en instalaciones públicas como piscinas, playas o duchas, lugares de visita asidua en los meses de estío. Para que los hongos colonicen nuestra piel, basta en muchas ocasiones con que ésta haya entrado en contacto con un objeto infectado, como sería el caso de unos pies descalzos que toquen una alfombrilla o toalla contaminada en unas duchas públicas. Así, resulta primordial extremar las precauciones en estos espacios para prevenir ña aparición de estas infecciones.

Las infecciones fúngicas son enfermedades causadas por hongos parasitarios u oportunistas, las cuales son actualmente las responsables de una gran parte de la práctica general y clínica diaria, que va aumentando regularmente.

En el caso de que sean de la piel, se habla de dermatomicosis, y que afectan prácticamente a las capas superficiales de la piel, es decir, la epidermis, el pelo y las uñas.

Son desórdenes comunes que pueden afectar a personas de ambos sexos y de cualquier edad, pero en general la frecuencia de las infecciones fúngicas cutáneas aumenta considerablemente a medida que avanza la edad.

Pie de atleta: Aproximadamente 25% de la población de los países industrializados
Infección fúngica de las uñas: Aproximadamente el 30% de la población que padece pie de atleta
Tiña: Del 20 al 25% de todas las dermatomicosis, según el clima.
Pitiriasis versicolor (hongo de la playa): Aproximadamente el 60% de la población en zonas de clima tropical.

Diagnóstico

El diagnostico de las micosis de la piel se basa en el cuadro médico y en los controles micológicos.
Los cambios de la piel más comunes causados por dermatomicosis son:

  • Enrojecimiento
  • Descamamiento
  • Ampollas
  • Excoriaciones

Y a menudo también aparece:

  • Prurito
  • Quemazón

Si el cuadro clínico sugiere una dermatomicosis, el diagnostico debería confirmarse con el aislamiento del agente patógeno.
El examen microscópico de material biológico (por ejemplo, descamaciones de la piel o fragmentos de uña) puede proporcionar una confirmación inicial de la presencia de hongos o elementos fúngicos. Una vez que se tiene esta evidencia, se puede comenzar con un antifúngico de amplio espectro, como por ejemplo el clotrimazol, ya que los resultados pueden tardar entre 5 y 14 días.

Prevención

Como norma básica se deben utilizar siempre zapatillas de baño para no exponer los pies descalzos a posibles focos de infección. Además, es desaconsejable compartir con otras personas toallas o prendas que hayan estado en contacto directo con la piel. Hay que prestar especial atención en secar cuidadosamente los pliegues cutáneos y las zonas del cuerpo propensas a las dermatomicosis, como por ejemplo entre los dedos de los pies.

La indumentaria también es importante. Para prevenir estas infecciones se debe usar ropa y calzado que faciliten la transpiración de la piel y eviten la sudoración excesiva. Son preferibles las prendas de algodón, ya que absorben más humedad y no irritan la piel.

De las 100.000 especies de hongos conocidas, sólo un centenar de ellas son perjudiciales para el hombre, y de éstas, únicamente alrededor de la mitad afectan a las capas más externas de la piel y sus anexos, pelo y uñas, aunque son las micosis más frecuentes. Estas infecciones no revisten gravedad, pero no dejan de ser una afección muy molesta. Los síntomas van desde simples irritaciones, descamaciones o enrojecimientos, hasta pruritos, inflamaciones o, incluso ampollas.

Principales Dermatomicosis

La variedad más frecuente es la Tinea pedis, conocida como pie de atleta, que es producida entre otras especies por el Epidermophyton floccosum, Trychophyton rubrum o Trychophyton mentagrophytes.

Tinea cruris, también conocida como eccema marginado de Hebra. Afecta al pliegue inguinal y sus alrededores. Es originada principalmente por las mismas especies que la Tinea pedis, por eso ambas infecciones se suelen asociar.

Tinea corporis, los dermatofitos implicados con mayor frecuencia son Trychophyton rubrum y Trychophyton mentagrophytes. Es la tiña que afecta a la piel lampiña de la cara y cualquier área del tronco y extremidades salvo las palmas de las manos, las plantas de los pies y las ingles.

Pitiriasis versicolor, que, a diferencia de las anteriores, no resulta contagiosa. Está producida por el moho Malassezia furfur y suele aparecer en la parte alta del tronco.

La Candidiasis intertriginosa engloba una serie de infecciones producidas por hongos levaduriformes pertenecientes al género candida. Es la infección de los espacios intertriginosos o pliegues cutáneos producida por la levadura Candida albicans, que es la que se aísla con más frecuencia. De las 100.000 especies.

Fecha última Inserción/Actualización: 15/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda