Publicidad
Campaña sensibilización sobre la enfermedad de San Filippo


2. Transmisión volver

Imprimir Enviar a un amigo

La mayoría de todas estas víctimas han estado circunscritas a granjas o zonas rurales y hasta el momento no se conoce ningún caso de contaminación entre humanos.

El contagio de la gripe aviar a un humano se da por contacto directo y estrecho con los animales contaminados, así como por el contacto los excrementos o restos de las aves contaminadas de aquellos países donde ya se ha detectado el virus.

Por ello se debe evitar todo contacto con superficies o objetos contaminados por estas aves y se considera de riesgo elevado el cocinar o manipular el animal, aunque no hay evidencia de que el ave ya cocinada pueda ser fuente de infección.

En las personas, el virus de la gripe aviar provoca los síntomas de una enfermedad respiratoria de tipo infeccioso, siendo los más jóvenes los más vulnerables a esta enfermedad que, una vez contraída, daña rápidamente los pulmones. Las investigaciones sobre algunas personas que han padecido gripe aviar afirman que los pacientes desarrollaron síntomas de fiebre, dolor de garganta, tos y, algunos de los casos mortales, disnea grave por neumonía vírica.

El temor es sobre todo que el virus, propio de las aves pero que ha demostrado ser capaz de transmitirse al hombre, sea capaz de mutar al entrar en contacto con el virus de la gripe humana.

Fecha última Inserción/Actualización: 17/04/2013

Tu Farmacéutico te aconseja, pregúntale cualquier duda